quinta-feira, 11 de março de 2010

Destierro canino


















No debiste confiar en mi cariño;
no pensaste que fuera yo capaz
de observar tu partida nada más
y seguir tan tranquila mi camino.

Bien sabías que estaba ya prohibido
escarbar, mordisquear, aullar, huir,
defecar, orinar y destruir.
Casi nada te estaba permitido.

No llevé nunca a cabo tu rescate,
yo era, como tú, una mantenida;
hoy lamento haber sido tan cobarde.

Sólo espero que nadie te maltrate,
que cuentes con cobijo, paz, comida
y a San Francisco pido que te guarde.
 
Georgina Wilson - Ciudad de Mexico

Nenhum comentário:

Alguém gostou muito!!

Loading...

Quando o arquiteto planejou o horizonte

Quando o arquiteto planejou o horizonte
seu coração ardia igual saudades...